Cuaresma digital

SILVIA MARTÍNEZ

Marzo de 2020

El cofrade también se queda en casa. Este año empezó a llover a principios de marzo, y suspendimos procesiones y actos. El cofrade despojado de la estética, de pasos y plata, de saetas y bandas, de besapiés y besamanos.  Este año los llantos al suspender la procesión llegaron en soledad, en tu casa, sin el abrazo de tu hermano junto a tu imagen, junto al Señor, mientras pides por los tuyos, mientras deseas que un año pase rápido que quieres verle en las calles. Pero ya veis amigos cofrades, esta Cuaresma llego para convertir nuestro corazón penitente, de verdad.

La genética nazarena es inconfundible y la creatividad del cofrade jartible se dejó ver a los pocos días de que comenzará nuestra Cuaresma doméstica, una Cuaresma diferente, que tiene mucho de tecnológica y mucho más de corazón. Pronto pudimos ver los Roombasconvertidos en tronos, peluches que eran un público diferente en una carrera oficial de sillas y sofás, policías que al son de la Saeta van derecha alante, izquierda atrás, chicotás que arrancan aplausos, de cofrades que no pierden su sentido del humor, cofrades que no se resisten a ver un confinamiento como una oportunidad.

¿Una oportunidad? Se preguntarán, Sí. Una oportunidad para hacer Cofradía desde casa. Los más pequeños coloreando pasos e imágenes, haciendo dibujos y preguntando todo el día cuándo sacamos el hábito. Lo más mayores viendo El Palermasso, riendo un poco con lo que este año viviremos de otra forma, aprovechando las tardes para seguir los directos de Neflicofrade y sus momentos cofrades, que no tenemos guasa los cofrades ni nada, y que sin procesiones no nos quedamos aunque tengamos que ver la Madrugá de hace años.

Cornetas que salen a las ventanas a las 20.00 de la tarde, ¡nuestra forma de dar gracias a los héroes sanitarios! Que seguro que entre ellos muchos son nazarenos, y rezan al Señor de la Salud para que les de fuerza y aliento.

Y qué me dicen de los otros héroes que en nuestras cofradías y hermandades tenemos, esos que de negro se visten y en sus casas por nosotros están rezando, esos que este año detrás de los pasos no podrán ir repartiendo bendiciones, nuestros héroes de alba y alzacuellos. Sacerdotes digitales, al servicio del Evangelio, al servicio de sus hermanos y de sus nazarenos. Meditaciones de la Pasión, Triduos y Quinarios, Oraciones y palabras de consuelo. Sacerdotes que han inaugurado la Cuaresma 2.0, cerrando sus iglesias y abriendo sus casas para acercarnos al Señor cada día, en Eucaristías y exposiciones del Santísimo Sacramento, ¿cuándo antes estuvimos tan cerca? Después de esta Cuaresma 2.0. tendremos mucho que reflexionar, de lo que estábamos fallando ahora que tanto valoramos lo que no tenemos.

Cofradías que se ponen al servicio de sus hermanos en cuarenta, invitándoles a subir fotografías de Semana Santa, a montar altares con sus Santos Titulares y compartirlo, una Cuaresma llena de hastags y de stories, una Cuaresma llena de bonitos recuerdos y soñando con volver a vernos. Cuaresma llena también de ayuda y caridad, ¡ay mi buenos hermanos!, que ahora inundáis las redes sociales con campañas de voluntariado para ayudar a mayores y enfermos, hermanas que no han soltado la aguja, tan sólo dejaron de coser hábitos para fabricar mascarillas y batas.

Y qué me dicen de esos grupos cofrades de Whatsapp, donde se comparten poesías y noticias, vídeos y fotografías, tan sólo para recordar a nuestros hermanos que estamos ahí, con ellos, aunque ahora toque estar detrás de la pantalla. Grupos y amigos cofrades que planean ya verse cuando todo pase, no quieren perder la oportunidad de abrazarse otra vez más. Videoconferencias por Skype o Instagram, charlas y reuniones, en esta Cuaresma 2.0. que ha trasladado las cofradías a las casas de cada uno de nuestros hermanos, que ha trasladado las Capillas a sus altares, y que todo compartimos.

Cofrade que te quedas en casa, aprovecha la Cuaresma para convertir tu corazón. Aprovecha para acercarte a la Palabra, que esta oportunidad de crecer no pase de forma superficial, como si fuéramos uno más. Tú eres cofrade, tú eres Pasión, Muerte y Resurrección, conviértete y grita por la redes sociales que es momento de cargar con esta Cruz, momento de volver a Él que nos está esperando. Diviértete mucho jugando a las procesiones y los pasos, comparte tus playlist de Spotify con tus marchas favoritas, monta tu altar cofrade y etiqueta el hastag #cofradeencasa o el que tú prefieras, se un cofrade confiado en Él aunque esté también confiado. Ponte tu sudadera cofrade y llama a tus hermanos, pinta a Jesús del Gran Poder, pon Macarena de Abel Moreno a tu vecindario mientras grabas un storie, pero no se te olvide de lo verdaderamente importante en esta Cuaresma digital, encontrarte con Jesús, seguirle… queda poco para Semana Santa, poco tiempo para preparar nuestro corazón nazareno, tú decides si quieres ser como Juan o como un judío que ve la Pasión de tu Señor pasar.

(Publicado en http://www.unavidacofrade.es/cuaresmadigital-por-silviamartinez/)