LO QUE VACIÓ NUESTRA CASA

Foto: @Comunihdad María Santísima de la Esperanza Macarena de Madrid

SILVIA MARTÍNEZ

25 de marzo de 2021
“No todo tiene que hacerse virtual, o terminaremos queriendo que se retransmita todo, y olvidando la cercanía, el encuentro, la presencia…”

Leí este tweet de @jmolaizola hace unas semanas, casi al comienzo de la Cuaresma y reconozco que me dejo petrificada. Las palabras del sacerdote jesuita José María Rodríguez Olaizola llegaron para removerme por dentro, para despertar de este letargo virtual en el que vivimos desde hace ya más de un año. Y yo, como buena cofrade defensora desde hace años de la necesidad de la Cofradía 2.0, caía en la cuenta que de la necesidad, hicimos virtud, y que la virtud sin férreas creencias, se desvanece por completo.

Nuestras Cofradías se volvieron virtuales la Semana Santa 2020, los Triduos y los Quinarios, los Septenarios, y cada uno de los cultos, las papeletas de sitio, las reuniones de las Juntas de Gobierno, … todo a través de la pantalla de nuestro SmartPhone.  Nuestras Cofradías cerraron sus puertas y abrieron unas nuevas en un mundo grande, lleno de imágenes y sonidos, de distracciones, de discusiones a golpe de click, de distracciones y cultos de sofá y manta, de veneraciones a través de stories de instagram, donde prima la cantidad y no la calidad, de tanto y a la vez de nada.

Pero ya pasó un año, y llegó de nuevo la Cuaresma. Tocaba abrir las puertas de nuestras capillas e Iglesias, nuestras Casas de Hermandad encendían sus luces para volver a una actividad que se paró de repente, y que muchos decían añorar mientras veían el Youtube con el incienso puesto en el ventanal. Pero queridos amigos, nos acostumbramos a lo virtual, y ahora eso de ir a la Hermandad cuesta, cuesta de verdad. ­–¿Qué no puedo limpiar la plata y los enseres desde mi móvil?­ – Que digo yo que ¿los cultos los retransmitiréis no? Porque con eso de los aforos y siendo un sitio cerrado, a una le da reparo, no sea que pase algo y salgamos en los periódicos, y lo que nos faltaba.

Y se volvió una Cuaresma atípica, las Hermandades se vaciaron, mientras que la Cofradía virtual seguía llena, y se olvidaron del encuentro, de la cercanía, de lo que era una COFRADÍA. Se olvidaron que el Señor les llevaba esperando un año, que ya no había excusas, que había que salir de la pantalla y volver a junto a Él.

“Entonces todos los discípulos, dejándole, huyeron” (Mc 14, 50). Después de un año esperando a que sus hijos regresaran, de nuevo solo. Porque como no hay procesiones que sacar ni pasos que preparar, la Hermandad mejor que se quede donde está. Pero, ¿qué pasa con estos hijos que no tienen necesidad del Señor que llevan a costal?

Un año sin ver a un Padre que su vida por ellos cada da, un año sin acercarse a pocos centímetros, donde la respiración se entrecorta y las lágrimas vuelven con los recuerdos de los que ya no están. En un altar, con su plata limpia y su velas a estrenar, porque ha pasado un año y hay que regresar a la casa del Padre, a la Hermandad. Porque hay cosas que no están en la Cofradía virtual, no está la mirada de un hermano que delante del Señor se postra para suplicar por un trabajo que no llega, no está la sonrisa de un niño que se vuelve a poner la medalla con orgullo un Domingo de Ramos más, en las pantallas del móvil no está tu oración al Santísimo que junto a tu titular en Veneración está, no están esas paredes que son tus abuelos y los hijos que vendrán. Y tú sigues en tu sofá, esperando que conecten desde la Hermandad, porque parece que los cultos los retrasmitirán, y desde mi casa con una cervecita, me parece mejor lugar.

¿Cuándo vuelvan las procesiones todo cambiará o también querrán que la procesión las hagamos virtual? ¿Volverá a llenarse tu casa de aquéllos que cuando se caía no vinieron a ayudar?

Hermano, hermana. Aprovecha esta Semana Santa para volver a la Hermandad, levanta la cabeza y mira de frente, Él está esperándote, lleva un año ya, las puertas vuelven a estar abiertas, y no queremos que las tengan que cerrar porque hasta el que iba a grabar la retransmisión se quedó en casa esperando a ver si conectan desde la Hermandad.

(Publicado en http://www.unavidacofrade.es/lacruzporsilviamartinez/